28 de noviembre de 2009

 21:39         2 comments


Si, es cuestión de todo (lo queremos todo, ¡ya!), al sonar el despertador ya nos encontramos estresados si es que se puede denominar así. De repente y en un momento, pasa por nuestra mente el día completo. Como lo tenemos memorizado vamos dibujando nuestras cosas sin darnos cuenta que es más rápida nuestra mente que nuestro cuerpo.

A medida de que la jornada avanza, empezamos a encontrarnos más pesados, esa sensación no es debida a nuestro esfuerzo físico, si no a la falta de tiempo para nuestra organización diaria. Ni te cuento como estaremos a las cinco de la tarde. A punto de terminar y todavía nos harían falta unas cuantas horas más.

Esta exposición, no es generalizada (menos mal), si no que está pormenorizada a un montón de personas que les sucede día a día (no es mi caso). Ante estos hechos de muy difícil solución, debido a la competividad en la cual estamos inmersos. Estamos abandonando esos valores que muchas veces nos mantienen con vida (amigos, familia, etc.).

Pensemos por un momento que no se acaba todo en un día, que los días son gratis y que por lo tanto, hay que disfrutarlos en la medida de lo posible. No olvidemos esas pequeñas cosas que casi siempre son muy grandes.

2 comentarios:

Lara dijo...

Todo esto lo aprendí yo hace poco y la verdad es que mis días son muuuuucho más relajados.

Santanderin dijo...

Hay que vivir esas cosas pequeñas y disfrutarlas a tope, pensando que son las que nos van a dar más vida que otras que esperemos grandes y nunca llegarán.

Sígueme

  • Algunas cosas directamente a tu e-mail

  • O suscríbete por otras vías:RSS

Frase del día

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.

Últimos comentarios

pellón - 2015. Con la tecnología de Blogger.

Fotos Flickr

Roy Tanck's Flickr Widget requires Flash Player 9 or better.

Get this widget at roytanck.com

Agregar a favoritos

Add to Technorati Favorites