25 de marzo de 2008

 21:30         4 comments
Desde el primer momento que suena nuestro despertador para ir a trabajar o para abandonar nuestro plácido sueño y el reposo nocturno, nuestro cuerpo completo cambia totalmente para afrontar la nueva jornada. Estos primeros pasos son esenciales para condicionarnos durante el resto del día nuestro comportamiento. El citado comportamiento viene siempre ligado a nuestro estado de ánimo que es causante de todos los factores que nos puedan surgir, por eso me refería a la importancia de los primeros desperezos.
Pero independientemente de todos estos condicionantes, que de alguna manera influyen, solamente al salir a la calle, tomar el café o simplemente leer las primeras noticias, con estas cosas tan simples, nuestro comportamiento va cambiando, bien decantándose de un lado u otro. Es muy difícil tener un estado de ánimo en el centro de un lado u otro, lo más normal es que estemos en alguno de ellos. Después de estas exposiciones, que de ninguna manera van a influir en nuestro estado de ánimo, me supongo que ya estamos preparados para empezar mañana.
Aunque parezca mentira, si has llegado hasta aquí y sigues sin entender nada te puedo asegurar que se trataba de eso. Ahora bien, ni se te ocurra decantarte por ningun lado, si lo ves mal y no sabes si acordarte de mis ancestros, antepasados u otros, espera un momento, cuenta hasta diez y comienza a reir, si lo haces estupendo también se trataba de eso, te sentirás mucho mejor. Saludos y hasta pronto.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo primero que despierta es el cuerpo, despues de darte una ducha, fundamental para comenzar la jornada, no puede fatar un café,y seguido como que la mente comienza a reacionar.
De todas formas tomo nota de esa terapia tuya contar hasta 10 y reir seguro que funciona
saludos
mari

Lara dijo...

Mis estados de animo no suelen variar, casi siempre estoy de buen humor, creo que esto es algo muy importante para vivir ;)
Besos muuuuuacks!

Mª Gemma dijo...

Con cada carcajada se ponen en marcha cerca de 400 músculos, incluidos algunos del estómago que sólo se pueden ejercitar con la risa.
Se lubrican y limpian los ojos con lágrimas. La carcajada hace vibrar la cabeza y se despeja la nariz y el oído. Rejuvenece al estirar y estimular los músculos de la cara.
Se producen ciertas hormonas (endorfinas y adrenalina) que elevan el tono vital y nos hacen sentir más despiertos.
Nos hace ser más receptivos y ver el lado positivo de las cosas.
“Contar hasta diez”, es un buen consejo.
Un abrazo Pepe

Marina-Emer dijo...

Pepe:de acuerdo en todo lo que dices en tu entrada del blog no puedo disponer de mas rato el blog no se como 2 veces me tragó el escrito ni te dejo hoy frase abrazos

MARINA PASTOR DIEZ

Sígueme

  • Algunas cosas directamente a tu e-mail

  • O suscríbete por otras vías:RSS

Frase del día

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.

Últimos comentarios

pellón - 2015. Con la tecnología de Blogger.

Fotos Flickr

Roy Tanck's Flickr Widget requires Flash Player 9 or better.

Get this widget at roytanck.com

Agregar a favoritos

Add to Technorati Favorites